Televisión versus 'Tuenti': la audiencia marca la pauta Imprimir E-Mail
Diana Félix   
sábado, 06 de junio de 2009
Que la palabra Tuenti salga a relucir en alguna conversación protagonizada por veinteañeros ya no es de extrañar. Todo lo contrario, esta red social se ha convertido en el buque insignia de la juventud española. La eclosión del fenómeno encuentra su cuna en un cambio de tendencia: a diario, los usuarios se viven pegados a la pantalla de un ordenador, ya no tanto de la televisión.

090605_Tuenti.jpgAlgo más que un 'emoticono' ciertamente simpático tiene que esconderse detrás del pegadizo nombre para que este sistema, lanzado en enero de 2006, sea utilizado en especial por los universitarios –aunque recientemente también por los que no lo son- para mantener el contacto entre sí desbancando al correo electrónico o al mismísimo Messenger. Incluso la televisión, hasta el momento, reina de los medios de comunicación por aglutinar inmediatez e imagen, está padeciendo la predilección que los jóvenes sienten por las nuevas tecnologías.

Trasvase de audiencias

Si fuese una cadena de televisión, Tuenti gozaría de un 'share' del 15% en la franja horaria de máxima importancia en términos de audiencia y publicididad: en el argot, 'prime time', pues su pico más alto de visitas se corresponde con las 22:00 horas. Y es que la red social contabiliza una media de dos millones de vídeos subidos al día y en sus tablones se cuelga un comentario nuevo cada segundo aproximadamente. Todo ello ha propiciado el rediseño de su página web.

En definitiva, en el hipotético caso de que alguna vez se decantase por explorar el mundo televisivo -lo que no es descabellado si se tiene en cuenta el paso agigantado al que avanza la tecnología-, Tuenti se erigiría como la tercera cadena más vista del ranking. La primera conclusión está clara: la audiencia de Internet aumenta exponencialmente en detrimento de la televisión.

Duelo de titanes

Son muchos quienes, hasta ayer, definían Tuenti como el Facebook a la española. Sin embargo, una y otra buscan promover la interactuación de los sujetos; guardan peculiaridades que se traducen en la libración de la batalla por el liderazgo. De hecho, la revelación de Tuenti, cuyo crecimiento y tráfico de usuarios -éste último dato no desvelado por la corporación aunque sí hablan de la fidelidad de éstos con orgullo- han hecho del término uno de los más solicitados en Google, se ha convertido en una de las peores pesadillas de Facebook.

Facebook es un estándar expandido a escala mundial, contabiliza visitas que provienen de otros buscadores y su público objetivo es mayoritariamente maduro. Por su parte, los ingredientes que hacen de Tuenti una fórmula exitosa son: está hecho a medida, es celoso de la intimidad de sus usuarios, cuyos perfiles no expone quizá porque es consciente de que muchos de los tuentiadictos son adolescentes menores de edad, el acercamiento a los jóvenes que pretende es lo que la diferencia de otros intentos de red social allí donde parece que todo está inventado, para participar en Tuenti, modelo de red cerrado, es necesaria una invitación y, finalmente, ha apostado por el fenómeno local.

Facebook, Tuenti, Tuenti, Facebook. El caso es que el perfil de su público es muy activo, lo que se aprecia en el tiempo de permanencia en estas páginas, superior con creces al de otros 'sites'.

Ahora la batalla se disputa en el bolsillo de los vaqueros. Se pretende hacer llegar al móvil el universo de las redes sociales, si bien, ya existen experimentos que tienen por función paliar los descensos de actividad que los dos gigantes experimentan durante los fines de semana. Hagan sus apuestas…
Comentarios de los lectores (0)add
Envíenos un comentario, rectificación o corrección
menor | mayor

security image
Escriba los caracteres de la imagen


busy
 
Madrid Actual |  Elecciones Madrid |  Diario de Pozuelo |  Diario de Boadilla |  Noticias de Las Rozas |  Noticias de Majadahonda |  Pozuelo Radio |  Revista Deporte

2013 © Diario de Sevilla la Nueva
Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los servicios de Diario de Sevilla la Nueva sin su previo y expreso consentimiento.