En defensa de la vida Imprimir E-Mail
David Pérez García   
jueves, 26 de marzo de 2009
Doy por hecho que el PSOE está utilizando el asunto del aborto para crear una polémica que distraiga la atencíón sobre la crisis y el caos que ha sembrado en nuestro mercado laboral, pero creo necesario atender el fondo de la cuestión. Yo pienso que el aborto es uno de los dramas más graves de la Historia. Más allá del análisis estadístico (que es estremecedor, en torno a 100.000 al año sólo en España, es decir, la población que tiene por ejemplo Alcobendas), yo creo que es un problema antropológico rodeado de falsedades. La primera de ellas, que abortar no puede ser considerado un derecho, el derecho es el Derecho a la Vida.

Que se haya revestido de progresismo la despenalización del aborto me parece de un cinismo escalofriante, porque la eliminación de una vida humana nunca puede ser considerada un progreso por nadie y para nadie. Que el Gobierno socialista proponga ahora una liberalización extrema del aborto no hace sino acentuar este drama, además de ser abiertamente inconstitucional, pues entrañaría una desprotección terrible del nasciturus. Y dejo claro que en todo esto la mujer es una víctima más, y por eso merece todo el apoyo de las administraciones y de la sociedad en su conjunto. Aquí quienes más invocan a la mujer son los grandes emporios que se lucran con esta práctica, y creo que ya está bien de tanta mentira y de tanta utilización.

El asunto del aborto es controvertido y pronunciarse sobre él siempre implica juicios de valor que es preciso afrontar desde la conciencia de cada cual. Mi opción frente a más aborto es una apuesta clara y comprometida por la vida humana, por todas las vidas humanas, también las no nacidas, porque en mi lógica no entra que se pueda poner plazos a la vida y afirmar e imponer con esa arrogancia positivista que a partir de tal semana es un ser humano y un día antes no es nada, no tiene derecho alguno. Es un absurdo insostenible, lo que es evidente es que ahí hay una vida humana desde el primer instante, que sólo hay que dejarla crecer.

El probema antropológico es claro: una sociedad que suprime a seres humanos necesitados de protección en vez de protegerlos, es una sociedad inhumana. La Humanidad tendrá que dar cuentas algún día de esta inmensa calamidad, de esta guerra silenciosa en la que millones de niños indefensos habrán sido sacrificados, privados de lo único que tenían, que era su vida, que jamás recobrarán, reducidos a meras estadísticas que algún día ya no podrán ocultar la gravedad de esta tragedia. Es mi opinión personal.


* David Pérez García es Portavoz del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid

Este diario no asume como propias las opiniones difundidas a través de las colaboraciones y cartas al director que publica.
Comentarios de los lectores (0)add
Envíenos un comentario, rectificación o corrección
menor | mayor

security image
Escriba los caracteres de la imagen


busy
 
Madrid Actual |  Elecciones Madrid |  Diario de Pozuelo |  Diario de Boadilla |  Noticias de Las Rozas |  Noticias de Majadahonda |  Pozuelo Radio |  Revista Deporte

2013 © Diario de Sevilla la Nueva
Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los servicios de Diario de Sevilla la Nueva sin su previo y expreso consentimiento.