La cultura y el mercado Imprimir E-Mail
viernes, 21 de noviembre de 2008
El gobierno ha abonado una enorme cantidad de dinero por el “gotelé” de Barceló para la sede de la ONU en Ginebra; hay gente que piensa que así le paga el apoyo político en las elecciones o que se quita el dinero a los pobres que no pueden eludir el pago de impuestos y se destina a los ricos que van a disfrutar un arte que se podrían pagar pro su cuenta.

La cultura auténtica y el arte tienen valor intrínseco y no tienen precio pero, dado que cuestan dinero, se plantea la duda de quién lo tiene que pagar. La solución más simple, hasta el punto de ser la adoptada por este gobierno, es que lo haga el régimen como padrino público.

Pero ese mecenazgo a los amigos con dinero ajeno resulta sospechoso de generar redes de dependencia y clientelismo, tan evidentes que apenas puede ocultarlas la también costosa propaganda y que perjudican al genuino arte. Dado que no estamos de acuerdo en cuánto vale el arte, cada persona o cada grupo social deberían pagar el suyo.

Si los socialistas se lo pagaran se beneficiarían de sus inversiones, muchas veces invertir en arte es rentable; comprobaríamos la confianza que tienen en sus amigos y cómo cotiza el precio y aprecio de su arte, y no lo pagaríamos entre todos como cuando proyectaron la esfera armilar de Valdebernardo.



* Juan Antonio Martínez Muñoz es profesor titular de Filosofía del Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
Comentarios de los lectores (0)add
Envíenos un comentario, rectificación o corrección
menor | mayor

security image
Escriba los caracteres de la imagen


busy
 
Madrid Actual |  Elecciones Madrid |  Diario de Pozuelo |  Diario de Boadilla |  Noticias de Las Rozas |  Noticias de Majadahonda |  Pozuelo Radio |  Revista Deporte

2013 © Diario de Sevilla la Nueva
Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los servicios de Diario de Sevilla la Nueva sin su previo y expreso consentimiento.